El buen patrón de navegación

Ser un buen patrón de navegación es mucho más que saber pilotar un barco de un punto a otro. Ser un buen patrón de navegación es ser previsor, organizado y precavido, además de tener el título que garantiza que se tienen los conocimientos necesarios. Hoy vemos algunos puntos indispensables que todo patrón de navegación a vela o a motor debería tener en cuenta para no tener que lamentar ningún tipo de incidente.

¿Qué debe tener en cuenta un buen patrón de navegación?

En primer lugar, antes de salir a navegar es imprescindible ser previsor y organizar con antelación cualquiera de las salidas. El patrón de navegación deberá:Patrón de Navegación

  • Revisar los partes meteorológicos. Aunque es algo que parece muy obvio, con un día soleado y en pleno verano puede ser que demos por sentado el tiempo. Nunca te fíes, revisa siempre la previsión meteorológica y planifica tu ruta evitando situaciones de peligro.
  • Revisar el material de seguridad. Es otro punto muy obvio pero que muchas veces se da por sentado y no se revisa. Los chalecos salvavidas y el resto de material debe ser suficiente para todos los tripulantes y estar en buenas condiciones. Será responsabilidad del patrón de navegación que los tripulantes hagan uso de este material si se navega en condiciones críticas.
  • La organización previa a una salida debe incluir una buena información por parte del patrón a toda la tripulación. El patrón informará sobre todo aquello necesario: documentación papeles en regla, ropa y accesorios imprescindibles, planificación de comidas y bebidas, etc.
  • La elección de la embarcación. Si se navega en una embarcación de alquiler, es importante saber elegir bien. Si el patrón navega con una tripulación con experiencia, no habrá problema. Si por el contrario, el patrón es el único tripulante experimentado, es recomendable que la embarcación que se alquile pueda ser dominada por él solo, o con la mínima ayuda posible. Ser precavidos y curarse en salud nos ahorrará posibles incidentes importantes.
  • Informar a toda al tripulación. Es imprescindible que todos los tripulantes conozcan las limitaciones y las características de la embarcación, sobre todo si no navegan habitualmente. Asegurarse que todo el mundo sabe que el agua dulce es limitada o que las baterías no son infinitas puede parecer una tontería, pero es muy importante. Cómo moverse en el barco también se deberá explicar a todos.
  • Repartir responsabilidades: delegar. Que la tripulación tome algunas responsabilidades está bien para conseguir cohesión de grupo y aumentar la confianza.

Si eres patrón de navegación, sabrás de sobra todo lo que estamos contando. Si estás pensando en sacarte un título náutico, en Náutica Gènova recibirás la mejor formación para ser un patrón de primera.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *