Rumbos del velero

Los rumbos del velero al viento tienen diferentes nombres. Con este post, queremos ayudarte a que conozcas los más importantes y a que sepas cómo detectarlos si sales a navegar al mar con tu velero. Recuerda que en nuestra sección de Vocabulario Náutico podrás aprender los tipos de nudos marineros, de maniobras, las diferentes escalas y todo el contenido relacionado con la náutica. Veamos ahora los principales rumbos del velero: rumbo de ceñida, a un descuartelar, rumbo de través, rumbo de aleta y rumbo de popa cerrada.

rumbos del velero - náutica génova

Rumbo de ceñida

Es el rumbo en el que las velas irán más cerradas, es decir, más ceñidas al rumbo del viento. Cuando navegamos con rumbo de ceñida, formamos el menor ángulo posible contra la dirección del viento. El ángulo de ceñida dependerá del tipo de embarcación, pero en general, 45 grados se considera ángulo medio. Este ángulo lo podremos ceñir más o menos en función de la fuerza del viento y del oleaje. Nuestro barco tiene un ángulo límite y para conocerlo debemos ir orzando hasta comprobarlo.

A un descuartelar

Para navegar en rumbo a un descuartelar, debemos aumentar el ángulo desde la ceñida y abrirnos unos 20 grados más. De esta forma, conseguiremos un ángulo de unos 60 grados respecto al viento. El rumbo a un descuartelar, se sitúa entre el rumbo de ceñida y el rumbo de través.

Rumbo de través

Cuando navegamos en rumbo de través, el ángulo que formamos es de 90 gradosrespecto al viento, al que recibimos por el través de nuestro barco. Las velas se mantienen medio abiertas, de manera que el embolsamiento de la vela delantera produce una propulsión hacia delante. La tripulación debe trasladarse hacia la proa para descargar de peso la proa del barco.

A un largo

El rumbo a un largo alcanza los 120 grados de ángulo con respecto al viento. Si navegamos a un largo debemos tensar las drizas de la mayor y el foque para adelantar el embolsamiento de la vela hacia el grátil y conseguir mayor propulsión.

Rumbo de aleta

El ángulo conseguido en rumbo de aleta es de 150 grados. Con este rumbo también debemos trasladar todo el peso hacia la parte trasera del barco y vigilar el embolsamiento de las velas para evitar el balanceo intenso. Por esta razón, también es muy importante prestar atención al timón.

Rumbo de popa redonda

Este rumbo es el que conlleva el ángulo más abierto, de unos 180 grados. Navegamos en popa redonda cuando el viento entra por la popa y seguimos la misma dirección que el viento. Normalmente no se navega en este rumbo porque es lento. Para navegar en este rumbo debemos largar las escotas y abrir las velas al máximo.

Como comentábamos al principio del post, puedes aprender a hacer nudos marineros o conocer todo el vocabulario náutico en nuestra sección. Para gran parte de esta información utilizamos como fuente el portal de Sail&Trip.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *