Menorca es una de las islas más bonitas del mundo. La frase puede sonar muy fuerte